Para hablar de e-learning es casi natural comenzar refiriéndose a la pandemia del COVID-19 y cómo ha presionado por cambios profundos en nuestra sociedad. La pandemia y el confinamiento han movilizado diferentes aspectos en la vida de las personas y las organizaciones. El e-learning no es la excepción, si bien, la  educación en línea, existe desde hace bastantes años, teniendo un desarrollo lento durante el incipiente acceso a internet y a los navegadores gráficos, busca diferenciarse de sus predecesores,  la educación a distancia por correo u otras variantes, ya que no sólo busca fomentar el trabajo individual y la  autodisciplina, sino que también la cooperación en la formación, mediante el uso de plataformas que permiten la  interacción con los profesores y participantes.

En el contexto de la pandemia, diferentes organizaciones se vieron en la obligación de implementar medidas de emergencia para dar continuidad a sus operaciones. De tal forma, todo el sistema educativo, tanto desde el preescolar hasta la educación superior, del que podríamos pensar estaba mejor preparado, se vio enfrentado a una nueva realidad, muy restringida en función del confinamiento y que impulsó la educación presencial hacia la educación virtual de emergencia.

Algunos de los principales factores que inciden en la aplicación de modelos e-learning en las organizaciones son:

  • La cobertura de acceso a la tecnología: En diferentes países existe una brecha tecnológica importante, especialmente si pensamos en el acceso a Internet, que puede ser cada vez más amplio en algunos sectores del mundo, con la dificultad de que el principal medio de conexión son los equipos móviles, que no son tan amables con el aprendizaje , siendo una dificultad importante.
  • El tipo de organización: Esto condiciona la forma de concebir e implementar un programa de formación e-learning. Por ejemplo: ¿Cuántas de las personas que colaboran en tu organización tienen acceso al correo electrónico corporativo?, o ¿cuántos colaboradores tienen espacios de tiempo programados y respetados por las jefaturas para la formación en el puesto de trabajo?, o ¿los planes de formación están orientados a ser realizados fuera de los horarios laborales?, y si es así, ¿quiénes tienen acceso a una conexión de internet estable en sus casas y que sea capaz de soportar múltiples conexiones, dado el confinamiento?. Todas estas ejemplificaciones, nos ayudan a generar ciertas definiciones a considerar al momento de implementar un modelo de formación de este tipo.
  • Finalmente se toman en cuenta los diferentes estilos de aprendizaje, capacidades personales, relacionales y de calce en con los puestos de trabajo.

Al instaurar un modelo de aprendizaje e-learning es necesario contemplar una serie de consideraciones generales, , beneficios y desafíos , entre otras que existen,  que se deben tener en cuenta al momento de aplicar este formato en nuestras organizaciones:

Consideraciones Generales

  1. Modelo de formación: Definir el o los modelos que se aplicaran de acuerdo con la naturaleza de los cargos de cada línea de trabajo. Se pueden utilizar diferentes tipos de metodologías y subclasificaciones como el e-learning el cual puede ser sincrónico o asincrónico, b-learning o los cursos MOOC.
  2. Selección del tipo de plataforma: Existen múltiples plataformas para implementar un programa e-learning, desde algunas masivas como Coursera, Udemy o Edx, hasta otras en las que se pueden elaborar desarrollos propios como Moodle
  3. Tipo de organización: Determinará las principales características de diseño e implementación del programa, ya que se debe responder a las necesidades en cuanto a contenidos, disponibilidad horaria, niveles de la organización y por cierto la dotación.
  4. Brechas de formación previamente identificadas. Tener la planificación de la dotación y de los planes de formación en congruencia con los objetivos de la organización es crucial. Así como también que los contenidos se alineen con el puesto de trabajo y los interesas de las personas. Permitiendo mayor facilidad en la adquisición y anclaje de los aprendizajes.
  5. Evaluación de costos entre la educación presencial y no presencial: Vale la pena evaluar en función de los costos la conveniencia de una u otra opción, no solo por el hecho de estar hoy con restricciones producto de la pandemia, si no considerando todos los factores posibles, tales como traslados, arriendos de salas acondicionadas para la formación, entre otros.

Beneficios de aplicar el e-learning en las organizaciones:

  1. Disminuyen barreras físicas y de espacio – tiempo: En este sentido, cuando en tu organización existen sedes en lugares geográficos diferentes y distantes entre sí, por lo que implementar programas de formación con estas características se puede transformar en una alternativa muy viable y sostenible. Adicionalmente, disminuye las barreras relacionadas con el tiempo ampliando los rangos para los programas asincrónicos.
  2. Fomento al aprendizaje permanente: Si se conduce con atención en un plan de progresión de carrera y de foco en la retroalimentación, se podría aumentar la capacidad de cada colaborador, y este también podría comprometerse con su formación aumentando sus competencias en relación con su actual o futuro progreso en la organización. 
  3. Flexibilidad y Personalización: Permite ir a un ritmo propio, en este sentido contribuye a la organización del tiempo y del avance en la profundización de conocimientos. Siempre teniendo presente que el plan debería tener límites de tiempo para que no se transforme un programa sin un efecto en el aprendizaje
  4. Economía: Se necesita una menor capacidad instalada, favorece la reducción de costos, sin embargo, incurre en una inversión inicial relacionada con las plataformas a utilizar. 

Desafíos:

  1. Mínima competencia tecnológica: Se necesita un conocimiento inicial para la navegación por Internet y uso de algunas aplicaciones frecuentes, en los programas de formación en línea. sin este aspecto inicial, se torna muy complejo implementarlo y pierde toda posibilidad de impacto en las personas.
  2. Fuerte disciplina: teneres necesario contar con un hábito de estudio mucho más acabado que cuando se está en un programa presencial, debido a los distintos distractores que pueden estar presente.
  3. Mayor inversión de tiempo de tutores/as y /o /profesores/as: Se consideran los diseños instruccionales, de planificación, evaluación y de retroalimentación.
  4. Diseño de mecanismos precisos de evaluación/progresión: Como este tipo de educación implica un compromiso mayor, esto significa que la progresión del estudio recae con mayor responsabilidad en las personas que están recibiendo la formación, por lo que se debe tener una mayor claridad sobre la progresión esperada para cada aprendizaje.
  5. Condiciones estables de acceso a internet: Lo esencial es tener una conexión a internet que permita conectarse a las clases sincrónicas o visualizar las video-clases sin interrupciones, así como interactuar en las plataformas que tenga la organización.

Al momento de optar por la formación e-learning es necesario clarificar los objetivos de la organización respecto a la formación de sus colaboradores,  el propósito del trabajo y el compromiso con la actividad formativa que se logre, debe ser un factor inicial para lograr el aprendizaje.

Las personas aprenden cuando algo les interesa, por lo tanto, la formación para el puesto de trabajo debe estar de la mano con una adecuada instalación del quehacer respecto de sus anhelos fundamentales y funciones.