Ya es el tercer año del nuevo mundo laboral. Al principio fuimos interrumpidos y luego improvisamos. Y ahora estamos en la nueva normalidad. Los empleadores y los trabajadores han creado un nuevo lugar de trabajo que es híbrido, ágil e interdependiente. Esos cambios, iniciados en años de crisis, llegaron para quedarse por una simple razón comercial: otorgan una ventaja competitiva a las organizaciones que los adoptan.

El ciclo de cambio en los negocios cobra impulso. Hace veinte años, la computación en la nube era una novedad; para 2021, el 50% de todos los datos corporativos se almacenaron en la nube debido a sus muchas ventajas. Lo mismo ocurre con las innovaciones actuales en arreglos de trabajo híbridos, ágiles e interdependientes: agregan valor a la empresa. Con un enfoque en la fuerza laboral, estos son los cambios más prometedores según Eric Mosley en el diario Forbes:

Híbrido es más que remoto

El informe de Accenturese que titula “Productivo en cualquier lugar” encontró que el 83% de los trabajadores sintieron que un modelo híbrido es óptimo. Los trabajadores híbridos tenían una mejor salud mental, relaciones laborales más sólidas y tenían más probabilidades de sentirse mejor que los trabajadores in situ de tiempo completo. La seguridad es solo una de las razones: los trabajadores híbridos sienten que tienen una mejor calidad de vida, más libertad para tomar descansos productivos y tecnología útil. No se trata solo de ser remoto, encuentra el estudio. Se trata de trabajar en una organización inteligente, madura digitalmente, ágil y solidaria.

La reciente encuesta Human Work Index de Workhuman encontró que el 40% de las personas que regresan a la oficina estaban felices de estar de regreso por varias razones, la más destacada es social: las personas simplemente están felices de volver a verse en persona. Sin embargo, recuerde que las necesidades de cada empleado son únicas y el 60 % restante quiere mantener su flexibilidad. Eso significa que Recursos Humanos debe crear formas de conectarse que trasciendan el tiempo y la distancia.

Agile es más que desarrollo

Agile comenzó como un modelo de desarrollo de software y sus conceptos se adaptan bien a la gestión de la fuerza laboral. Para los ejecutivos y gerentes de recursos humanos, la agilidad significa dejar de lado “la forma en que hacemos las cosas aquí” y diseñar el trabajo en torno a las personas, no a los procesos. Estamos viendo mucho de esto últimamente a medida que las empresas líderes crean asociaciones multifuncionales para aprovechar al máximo las nuevas tecnologías.

Por ejemplo, la inteligencia artificial (IA) y el procesamiento del lenguaje natural están ayudando a los gerentes a mejorar sus funciones más humanas: retroalimentación y gestión del desempeño. Las cualidades humanas clave en un entorno ágil son la adaptabilidad, la curiosidad, el respeto por los demás y una mentalidad de crecimiento. Da la casualidad de que esas son exactamente las cualidades que también se recompensan en un entorno híbrido. Cuando los empleados dicen que quieren flexibilidad híbrida, se trata solo en parte de la programación; también se trata de la capacidad de configurar equipos de manera que hagan el trabajo.

Interdependiente significa más que trabajar juntos

Irónicamente, los modelos híbridos y ágiles creados por la tecnología significan que las habilidades humanas son aún más importantes en el trabajo diario. Cuando su equipo se vuelve más responsable de administrarse a sí mismo, los miembros necesitan empatía, propósito común, mentalidad abierta y transparencia, así como habilidades para escuchar.

Construir un lugar de trabajo humano como este no es una iniciativa única. Requiere mover la cultura de una empresa hacia la buena voluntad y la positividad mientras se mantienen altos estándares de desempeño. Los directores ejecutivos y otros ejecutivos tienen que hablar sobre el hecho de que las personas dependen unas de otras en términos humanos como compañeros de equipo, no solo como jugadores hábiles en una gran máquina de innovación.

Los empleados ven la conexión en el lugar de trabajo como indispensable. Las personas necesitan reconocer los logros de los demás. Necesitan celebrar los hitos de la vida dentro y fuera del trabajo. Los líderes de talento deben contar las historias de aquellos que se arriesgan para aprender y crecer.

Finalmente, muchas personas no vieron que la pandemia interrumpiría el modelo de trabajo tradicional, incluso no podemos decir con certeza que sigue en adelante. De algo estamos seguros es que para muchas organizaciones los cambios trajeron nuevas oportunidades, en especial un entorno híbrido, ágil e interdependiente, porque llegó para quedarse. Depende de nosotros como adaptarnos a esta nueva realidad.