Las organizaciones están empezando a comprender que los colaboradores son un eje importante en su crecimiento. Es por ello que ven la necesidad de implementar programas de capacitación pensadas en el desarrollo profesional de sus colaboradores y como consecuencia obtener un desarrollo organizacional.

Como parte de las nuevas tendencias, se han instaurado los términos de Upskilling y Reskilling. Ambos están enfocados en la capacitación y/o formación de los colaboradores.

El Upskilling se centra en mejorar las competencias para continuar desempeñando, de forma productiva, las funciones dentro un mismo puesto de trabajo; mientras que el Reskilling es la incorporación o la renovación de competencias para ser capaz de integrarnos a un nuevo puesto laboral.

Ventajas del Upskilling y Reskilling

1.         Reducción de costes:

Mantener capacitados a nuestros colaboradores permitirá que se adapten de forma rápida a nuevas tareas y/o responsabilidades. Por lo que si implementamos nuevas funciones y/o puestos que requieren de distintas habilidades/competencias, podremos tener dentro de nuestro equipo a una persona capaz de liderar nuevos retos.

Tener personas capacitadas, que tienen experiencia dentro de una empresa y, por ende, que se acoplan a la cultura organizacional; hará que invirtamos nuestro tiempo en otras responsabilidades, dejando a un lado procesos largos como: el reclutamiento y la adaptación del colaborador a una nueva cultura organizacional.

2.         Retención del talento:

La motivación del colaborador no recae únicamente en su salario; existen diversas formas de mantenerlo motivado de forma intrínseca y extrínseca. Una de esas formas, es hacerle notar que nos preocupamos por su desarrollo profesional.

Un colaborador motivado es un potencial colaborador comprometido con la empresa. Asimismo, un colaborador capacitado es un potencial colaborador satisfecho, debido a que podrá desenvolverse en sus funciones de forma eficiente y, como consecuencia, se sentirá líder en lo que hace.

3.         Imagen de la empresa:

La imagen de la empresa mejora a raíz de que somos vistos como una organización que se preocupa por sus colaboradores. Esto permite que se reduzca el tiempo de búsqueda de nuevo talento, debido a que ellos empezarán a interesarse en nosotros y, por ende, estarán al tanto de las convocatorias; asimismo, nos permitirá expandir nuestro networking con otras empresas, debido a que seremos percibidos como una marca empleadora.

4.         Cultura de aprendizaje:

Mantenerse en constante aprendizaje es bueno para el colaborador y para la empresa, fomentar una cultura del aprendizaje permite que los trabajadores estén listos para el desafío del mañana  y que sientan que están en la facultad de resolver cualquier reto que se les presente.

Implementar el Upskilling y Reskilling involucra un proceso en el cual tenemos que conocer lo que necesitamos, un plan de acción y constancia. Muchas empresas han optado por usar la metodología E-learning, debido a que puede adaptarse al tiempo de los colaboradores y, además, puede brindar un contenido variado en el cual puedan capacitarse. Ejemplo de ello es HPI International, que brinda contenido formativo para el mundo organizacional y de educación superior.