Para 2030, el 85% de las personas ejercerán profesiones que ni siquiera existen hoy en día. Eso es lo que revela el estudio De proyección de 2030: Una visión del  futuro encargado por Dell Technologies al Instituto para el Futuro (IFTF).

Muchos puestos de trabajo actuales serán extinguidos, pero eso no significa que las profesiones también lo serán; sino que se transformarán para satisfacer las nuevas demandas del mercado. Serán profesiones consideradas nuevas, pero esta realidad ya está sucediendo. ¿Qué buscarán las empresas en estas personas para contratarlas? ¿Qué se considerará un diferencial para el profesional?

Si dentro de 10 años usted sigue activo en el mercado, o incluso, si sus hijos están empezando en esta búsqueda de un trabajo, aquí están los pilares de las habilidades educativas del siglo XXI.

Jacques Delors, economista y político francés, presidió la Comisión Internacional de Educación de la Unesco para el siglo XXI. En este período, el autor del informe “Educación, un tesoro por descubrir”, explora los Cuatro Pilares de la Educación, que sirven de guía para que pensemos en nuestras habilidades en el mercado laboral:  

  1. Aprender a conocer – Es necesario hacer placentero el acto de entender, descubrir, construir y reconstruir el conocimiento. ¿Qué competencias necesitaremos? Valorar la curiosidad, la autonomía y la atención para aprender a lo largo de tu vida.
  2. Aprender a hacer – Usted debe ser capaz de enfrentarse a nuevas situaciones de empleo y trabajar en equipo, desarrollando espíritu cooperativo y humildad, valores necesarios para el trabajo colectivo. ¿Qué competencias necesitaremos? Tener iniciativa e intuición, disfrutar de una cierta dosis de riesgo, saber comunicarse y resolver conflictos y ser flexible.
  3. Aprender a vivir juntos – En el mundo de hoy, este es un aprendizaje muy importante porque se valora: aquellos que aprenden a vivir con los demás. ¿Qué competencias necesitaremos?Desarrollar la percepción de interdependencia, gestionar conflictos, participar en proyectos comunes y disfrutar del esfuerzo colectivo.
  4. Aprender a ser – Es importante desarrollar la sensibilidad, el sentido ético, la imaginación, la creatividad y el crecimiento integral de la persona en relación con la inteligencia. ¿Qué competencias necesitaremos? Tener responsabilidad personal, pensamiento autónomo y crítico

Aprender sólo para la absorción del conocimiento debe dar paso al pensamiento, saber comunicarse e investigar, tener razonamiento lógico y, principalmente, tener una actitud de aprender a vivir con los demás.

Estos pilares no son novedades, son habilidades que ya hemos buscado en las personas de hoy.

La gran pregunta es si estamos atentos a ellos, más que saber, realmente necesitamos aprender a SER.