Los cambios vividos en los últimos años obligaron a las instituciones de educación superior (IES) a reinventarse para ofrecer una formación académica de calidad. Este cambio no se dio de forma uniforme, debido a que no todas las instituciones estaban listas para acoplar el uso de tecnología. Por ello, en lugar de sobresalir, solo sobrevivieron.

A raíz del aprendizaje que dejaron los diversos escenarios volátiles (como la pandemia del COVID-19), las universidades empezaron a otorgarle mayor importancia a la transformación digital, comenzaron a ver este apartado como un reto de mejora constante.

Cómo ayuda la transformación digital

La transformación digital es de gran ayuda, debido a que puede generar mayor flujo de conexión de los estudiantes con los docentes y/o con las instituciones, utilizando plataformas E-learning, MOOCS, entre otros.

Asimismo, da cabida al aprovechamiento de la data mediante el Learning Analytics, de esa forma se puede saber el tiempo de conexión de los estudiantes, cuánta comunicación tienen con los docentes y qué contenido les interesa.

Otro punto importante es la agilidad; la digitalización permite agilizar los flujos extensos de trámites burocráticos, dando a los estudiantes o personal una respuesta rápida y productiva.

También se ha convertido en un aliado en los procesos de admisión, en la evaluación de los docentes y de la gestión institucional con sistemas de medición automatizados. HPI International – Education Tools ofrece servicios de innovación y medición para la educación.

En general, la exigencia está en dejar de ofrecer una educación tradicional centrada en el grupo y empezar a preocuparnos en los estudiantes de forma personalizada.

La importancia del E-learning

La demanda de los estudiantes y docentes por seguir formándose en un mundo altamente competitivo, ha hecho que estos se conviertan en compradores de educación.

Es por ello que las IES empezaron a ofrecer programas académicos por medio del E-learning o enseñanza a través de internet.

Existen organizaciones enfocadas en apoyar con contenido E-learning, ya sea a empresas o a instituciones de educación superior, tal es el caso de HPI International que aporta con programas de Inteligencia Emocional enfocada en la educación y con la cual ayuda en el desarrollo continuo de varios docentes.

¿Qué se necesita?

La transformación digital no es solo implementar tecnología o promover el uso de herramientas digitales. La transformación digital exige un reto constante a las instituciones de educación superior, debido a que involucra un cambio cultural y un cambio estructural a nivel organización y a nivel del estudiante.

Debido a que las instituciones pueden hacer uso de herramientas como Moodle, etc., pero que tan preparados se encuentran los estudiantes/docentes para percibir la tecnología como ayuda más que como barrera.

Cuántos de los estudiantes y docentes cuentan con los recursos para acceder a la tecnología. Cuántos de estos estudiantes/docentes fueron capacitados previamente en el uso de estas plataformas.

Muestra de ello es el estudio realizado por El Banco Interamericano de Desarrollo, donde denota que ¾ de los líderes de educación encuestados subrayan la transformación digital como muy importante, pero solo ¼ considera que la madurez digital de sus instituciones como muy alta.

Por una parte está bien que nos adaptemos al cambio y asumamos que la tecnología es importante, pero por otra parte también es imprescindible preocuparnos por nuestra comunidad que recibe nuestros servicios. ¿Nos adaptamos a ellos o pedimos que ellos se adapten a nosotros?, de ser lo segundo, ¿qué hacemos para ayudarlos a adaptarse de forma competente?